Los Hornitos, un negocio en ascenso



Este establecimiento comenzó como el sueño de Bernardo Parra, un humilde campesino oriundo de Manta (Cundinamarca), quien desde niño se involucró en el sector de la panadería y la pastelería.

Con tan solo 12 años de edad, y obligado por sus padres a trabajar y cosechar la tierra como única fuente de ingresos en la región, Bernardo, el segundo de diez hermanos, encontró en las diferentes panaderías del pueblo otra manera de ganarse la vida haciendo panes, almojábanas, pan de bonos y bizcochos para vender, pese a las duras jornadas de trabajo que le tocaba cumplir.

Sin embargo, el gusto por estos productos, su empuje, así como su rápida capacidad de aprendizaje y su intención de ayudar a la familia, despertaron el interés por convertirse en empresario e invertir en un negocio propio en la capital del país, proyecto al cual le dio vida en septiembre de 1980 y que llamó Los Hornitos en homenaje a una de las tiendas de mayor tradición en su pueblo en donde hacían los mejores productos en hornos de piedra.

Fue así, como esta empresa familiar surgió en el mercado bogotano, con una amplia y variada propuesta para el sector de la panadería y la pastelería. Hoy, 30 años después, ha logrado consolidar la marca a través de cuatro puntos de venta.


Proyecto en crecimiento

En el año 1980 comienza con la esencia de este negocio: la venta de panes y pasabocas hechos por el mismo Bernardo, en un pequeño local en arriendo ubicado en el barrio Galán en la carrera 56 número 13-84, donde los clientes podían comprar variedad de productos para llevar.“Ese establecimiento fue el que le abrió las puertas a mi papá para darse a conocer y mostrar la calidad y variedad de productos, que hasta ese entonces ofrecía, y que con el tiempo podría llegar a ofrecer”, af rmó David Parra, uno de los hijos de Bernardo y actual Ingeniero de Procesos de la compañía.

Tras 19 años de arduo trabajo, en el que su principal tarea fue consolidar la marca, Bernardo y su familia tuvieron buenos resultados, aspecto que los motivó a abrir su segundo punto de venta en el sector de Ciudad Salitre. “Este segundo negocio, cuando abrió sus puertas, tuvo como particularidad, no solamente una sala de ventas, sino también un área de cafetería para que la gente tuviera la opción de elegir entre comprar los productos para llevar o consumirlos dentro del mismo”, puntualizó David Parra.

Con dos negocios funcionando positivamente, Los Hornitos mantiene su proyecto de crecimiento en Bogotá bajo el concepto de salón de ventas y de onces. En 2003 abre su tercer punto de venta en la avenida la esperanza # 44-36 y en 2006 su cuarto negocio frente al terminal de transportes.

En la actualidad, esta empresa cuenta con cuatro establecimientos y continúa estudiando nuevas zonas en la capital colombiana, en donde espera abrir, por lo menos, otros dos nuevos puntos a corto plazo como parte de su plan de crecimiento denominado “Hornitos, soñando en grande”.


Servicios y clientes


Los Hornitos, más allá de ser una empresa creada para satisfacer la necesidad de cualquier tipo de persona debido a la comodidad de sus precios, está marcada por el amplio portafolio de productos artesanales que ofrece a sus clientes, especialmente en la línea de panes, fuerte del negocio, en donde se pueden conseguir desde panes blandos, integrales, franceses, aliñados y dulces hasta hojaldrados, toda una oferta de más de 80 productos diferentes.

Por su parte, en pastelería ofrece diferentes gamas de postres, tortas y ponqués para ceremonias.“Nuestra consigna es estar variando con frecuencia los productos para satisfacer los gustos de todos, ya que no solo llegamos al adulto mayor, sino también a gente joven y niños”, af rmó Javier Parra, Gerente de Mercadeo de la compañía.

Como algo novedoso, Los Hornitos también ofrece un espacio de restaurante o café-menú, en donde sus comensales pueden encontrar desayunos, ensaladas, platos de frutas, sándwiches, pasteles, bebidas calientes y frías.Por su parte, en materia de clientes, esta empresa está enfocada a atender personas de todas las edades, géneros y gustos que buscan experiencias diferentes y que disfrutan de nuevas sensaciones y sabores.

Última Edición