Alfredo Hoyos Presidente Frisby


Alfredo Hoyos
Presidente Frisby

Frisby, uno de los principales jugadores del segmento de comidas rápidas en el país, integró a su proceso de crecimiento dos importantes marcas estadounidenses, Sarku Japan y Cinnabon, con las cuales incursiona en el negocio de operación multimarca.

Proveniente de una familia de avicultores, Alfredo Hoyos y su esposa Liliana Restrepo, con la idea de complementar el negocio familiar, fundaron en 1977 la exitosa cadena de pollo frito Frisby, empresa que ha logrado posicionarse como una de las marcas más apreciadas por los colombianos. Éxito que se basa en un permanente y juicioso trabajo de investigación e innovación. Para la muestra un botón: en 2011, el 30 por ciento de las ventas corresponde a productos innovadores.

Siguiendo su línea emprendedora, Frisby, después de 34 años de historia y de desarrollar sus propios productos, decide entrar en el formato multimarca a través de la adquisición y apertura de las franquicias de Sarku Japan y Cinnabon en varias ciudades del país. Un proceso liderado por su presidente Alfredo Hoyos, quien desde siempre ha sido el encargado de alinear la visión de la compañía.

De la misma manera, Hoyos y su esposa más allá de proyectar la firma como un negocio simplemente, han incluido en su desarrollo empresarial una filosofía de capacitación que integra la técnica con la sicología y la espiritualidad, logrando así un personal realmente comprometido y con una visión más clara de la vida y su futuro, hecho que se ve reflejado en el servicio a los clientes.

"Parte el éxito de Frisby es el equilibrio entre lo masculino y lo femenino, amor y poder. La integración de las polaridades"

La Barra.: ¿Cuál es la clave del éxito de Frisby?

Alfredo Hoyos: El éxito de esta compañía fue haber descubierto un nicho de mercado que nadie había trabajado y hacerlo con un producto muy bien desarrollado, con investigación y con una calidad excelente. Igualmente, siempre nos hemos preocupado mucho por el servicio y por crear un sentido de pertenencia entre los colaboradores de la empresa, este es uno de los factores que más distingue a Frisby, porque hay mucha capacitación sicológica y espiritual en equilibrio con la parte técnica.

L.B.: ¿Qué significa capacitación sicológica y espiritual?

A.H: Nosotros en Frisby lideramos desde la transformación de la conciencia, se educa al personal en sicología, filosofía, en principios éticos. No hay ninguna empresa que trabaje con este sistema de desarrollo de conciencia de la gente. Hoy en día se habla mucho de la sociedad del conocimiento y de la información, pero lo que importa es el autoconocimiento y el desarrollo de la conciencia. Una de nuestras bases es el filósofo Martín Buber, que cuando dice "Libertad y destino", habla de la libertad interior, de liberarnos de las cadenas que traemos de atrás, de las creencias limitantes que nos imponen desde niños, en nuestras familias, la escuela, las iglesias, que nos van creando unas zonas oscuras en el inconsciente que se llaman las zonas negadas, entonces la evolución de la conciencia no es otra cosa que ir descubriendo las partes negadas que tenemos y traerlas a la conciencia e integrarlas al sistema. De esto se trata el desarrollo de la conciencia y buscamos transmitirlo a todo el personal.

L.B.: ¿Por qué deciden traer a al país la marca Sarku Japan?

A.H.: Hace más o menos cinco años conocí está empresa en Boston y me llamó mucho la atención por lo novedoso, es un concepto que tiene mucho éxito en Estados Unidos y hay una tendencia mundial hacia la comida asiática. Adquirimos una franquicia máster con 20 puntos de venta en la primera etapa que debe darse en un periodo de cinco años, pero sé que eso va a pasar antes. Sarku Japan tiene 200 establecimientos en 37 estados de Estados Unidos y ofrece comida rápida japonesa elaborada con productos frescos al frente del cliente.

L.B.: En la historia de Frisby y ahora con Sarku Japan, Bogotá ha sido una de las últimas ciudades a las que se llega. ¿A qué se debe esa situación?

A.H.: Porque en Pereira se encuentra todo el equipo directivo y es más fácil perfeccionar las cosas. En Pereira tenemos todo, los ingenieros de alimentos, los equipos, el laboratorio de control de calidad y podemos ensayar, supervisar y corregir cualquier cosa antes de sacarlo al resto del país, es nuestro laboratorio de ensayo.

L.B.: ¿Por qué deciden comprar la franquicia de Cinnabon para Colombia?

A.H.: Hace dos años vi un Cinnabon en el centro comercial Santa Fé y por esos días había una convención de franquicias en San Diego, California, a través de un amigo abogado nos pusimos en contacto con el Presidente de la marca y compramos la franquicia a unos muchachos de Panamá quienes tenían el uso de la marca en el país. Cinnabon está muy bien estructurada, cuenta con altos estándares de entrenamiento y de una calidad muy buena. Ya contamos con ocho establecimientos en Pereira, Medellín, Bogotá, Barranquilla y Cali y esperamos cerrar el 2011 con una total de 11 puntos.

L.B.:¿Cómo le fue Frisby en este 2011?

A.H.:Este año Frisby abrió dos puntos de venta en Venezuela, el franquiciado es el mismo que tiene Cinnabon en el país vecino, lo conocimos en las convenciones de la marca y le gustó mucho la cadena. Ya están en funcionamiento hace un año. De otro lado ya Friby completó 150 restaurantes.



Última Edición