CONSUMO, CALIDAD CON ALTAS EXPECTATIVAS


Según expertos del gremio consultados por LA BARRA, Colombia tiende a consumir cada vez más café de alta calidad. El problema sigue siendo la cantidad. Nuevas iniciativas, tanto gremiales como gubernamentales, tendrán los ojos puestos encima.




Radiografía del mercado interno

Según un estudio de la Federación Nacional de Cafeteros, las ciudades en las que más tasas de café se consumen al día por persona son Bogotá (3,6), Medellín (1,8) y la zona denominada Triángulo del Café Quindío, Caldas y Risaralda (2,8). No obstante, uno de los datos que más llama la atención es el descenso del consumo en todo el país. Mientras que en 1987 el 87,5% de los hogares colombianos consumía el grano, en 2007 el indicador disminuyó a 81%. El análisis enfatiza que la tendencia de consumo interno de café seguirá a la baja.

¿Y en el ámbito internacional?

Colombia es el segundo productor del grano en América Latina, después de Brasil. Lo que preocupa al gremio cafetero es su posicionamiento en consumo con respecto a otros países productores de la región. Colombia, con un consumo de 1,9 kilos anuales per cápita, ocupa actualmente el cuarto lugar, por detrás del mismo Brasil (5,3), Costa Rica (4,8) y República Dominicana. Éste último consume alrededor del 70% de su producción.

¿Quiénes consumen café?

De los 1,2 millones de sacos consumidos en Colombia, Bogotá es el mayor consumidor. Los grupos poblacionales que menos consumen café son los jóvenes entre 18 y 25 años y las personas de estrato uno. El estudio también arrojó que la baja en el consumo está relacionada con los mitos sobre el impacto en la salud que se le atribuyen al café.

Café y salud

Alrededor de 5,5 millones de colombianos no toman café regularmente porque creen que genera efectos perjudiciales para la salud. De allí que la primera de las iniciativas que se adelantarán está directamente relacionada con el grano y la desmitificación de sus efectos adversos. El Gobierno y el gremio iniciarán una campaña soportada en estudios científicos sobre los beneficios de consumir la bebida, esperando elevar el consumo a mediano y largo plazo.

Campañas

Una vez se hizo este diagnóstico, la Federación Nacional de Cafeteros y varios tostadores presentaron en el LXX Congreso Nacional del gremio una campaña para incentivar el consumo del grano. El Programa de Promoción de Consumo de Café de Colombia está integrado por la misma Federación, Águila Roja, Nestlé de Colombia, Torrecafé, Casa Lúker, Colcafé de Nacional de Chocolates, Oma Pinto y Toscafé, además de 24 pequeños tostadores.

La formulación de esta estrategia estuvo asesorada por Carlos Brando, experto brasileño, quien asegura que es necesario estudiar más afondo el mercado a través de encuestas y trabajo de campo. El objetivo es determinar cuánto café se consume, quiénes los consumen, a qué edad y a qué hora del día.

Sólo café gourmet

El año pasado se firmó un convenio económico entre el gobierno y la Federación por 10 millones de dólares para incentivar, hasta el 2011, el consumo de cafés especiales y diferenciados. Se está innovando en nuevas semillas de estos tipos de cafés, dado que hacia allá está apuntando el mercado. De acuerdo con la Federación, “el mercado de cafés especiales es un segmento de gran crecimiento y estamos buscando otros mercados y posibilidades para amortiguar cualquier golpe o coletazo de la recesión aquí en el país”.

Ante la baja en producción de café de calidad estándar, los productores tratarán de capitalizar más por su grano y buscarán formas de mejorarlo. De esta manera, el café anteriormente “corriente” subirá de precio y se acercará al gourmet, lo que haría que Colombia empezara a producir solamente café de alta calidad. Esto se vería incentivado si el gobierno decidiera cerrar las fronteras y poner aranceles al café importado.

Oportunidades en mercado internacional

Los principales demandantes de café colombiano el año anterior fueron Estados Unidos, con 4,1 millones de sacos y Japón, con 1,4. China, que anteriormente consumía solamente té, está abriéndose a importar café de alta calidad y representa una gran oportunidad de negocio para los exportadores. El Sureste asiático y los países árabes con economías emergentes pero bien consolidadas, están entrando en la “moda” de la bebida. No obstante, Colombia competiría con países como Jamaica, Nueva Guinea, Hawai y Nueva Zelanda, que actualmente están desarrollando un producto de alta calidad y con interesantes proyecciones.



-->
Última Edición